Salud Bucal durante el embarazo

Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Pinterest

La salud bucal en el embarazo: derribando el mito de que
"cada embarazo cuesta un diente"

Por la Dra. Natalia Nastri, Asesora
Odontológica de Laboratorios Bernabó,

www.odontobernabo.com.ar,

odontobernabo@laboratoriosbernabo.com

¿Es verdad qué "cada embarazo cuesta un diente"? Así lo dice la sabiduría
popular, pero según si la mujer gestante toma sencillas precauciones para su
cuidado dental, esto no debería suceder.

Es cierto que durante el embarazo se producen grandes cambios en el cuerpo de la
mujer que pueden repercutir en su salud dental. Pero esto no tiene que ver con
el mito de que "el bebé absorbe el calcio de la mamá", sino con que a veces se
descuidan otros factores, que pueden afectar al buen mantenimiento de una boca
sana.

Por ejemplo, muchas embarazadas dicen no poder lavarse los dientes porque les
provoca arcadas. Obviamente, si durante varios meses la boca no se higieniza, se
multiplican las posibilidades de adquirir una enfermedad dental.

Lo cierto es que durante esta época deben seguirse cuidados específicos para
conservar la salud bucal que comprenden, no solo una cuidadosa higiene de la
boca, sino también una dieta equilibrada. Si la embarazada sucumbe a múltiples
"antojos", comiendo a deshoras, ingiriendo cantidades importantes de azúcar y
sin realizar luego una adecuada higiene dental, estará en un mayor riesgo de
desarrollar caries o enfermedad periodontal.

La relación entre el embarazo y este tipo de enfermedad se debe a que cambia el
medio ambiente bucal (composición de la saliva, microorganismos y otros
factores), pero también puede influir la acidez por vómitos repetidos en el
embarazo, una higiene defectuosa y la modificación de hábitos dietéticos y
horarios de comida.

Por otro lado, durante la gestación se produce un aumento de ciertas hormonas
que puede inflamar las encías, produciendo lo que se llama "gingivitis del
embarazo".

Hay evidencias científicas que sugieren que esta gingivitis tiene relación con
el aumento de la progesterona, acompañado de alteraciones locales como la mala
higiene y modificaciones del PH de la saliva. A medida que los cambios aumentan,
se produce una inflamación de la encía, que en muchos casos puede dar lugar
también a un ligero dolor, acompañado de mal aliento (halitosis).

Otra alteración que puede observarse en la mucosa bucal de las embarazadas, es
el "granuloma de la embarazada", una patología que no es tan frecuente, que
puede aparecer en zonas afectadas por gingivitis inflamatoria y con presencia de
biofilm de placa dental (acumulo de microorganismo que se depositan sobre los
dientes).

Justamente por todo lo señalado más arriba, el embarazo es un buen momento para
concientizar e insistir en la importancia de la higiene oral, y aplicar una
buena técnica de cepillado, con uso de pastas con flúor y colutorios fluorados.

También es oportuno llevar a cabo un buen control del biofilm de placa dental,
para disminuir el efecto que producen en la encía los cambios hormonales.

Es necesario comenzar el embarazo con la boca en las mejores condiciones
posibles. Por eso se recomienda consultar al odontólogo al comienzo del período
gestacional.

Thanks! You've already liked this