Bulimia y Anorexia

Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Pinterest

Bulimia y anorexia: crónica de una obsesión

VIVIR DE LA APARIENCIA SIN LLEGAR A SER FELIZ

La anorexia y la bulimia son -junto con la obesidad- los más renombrados
trastornos de la alimentación; con un común denominador claro y preciso: la
búsqueda desenfrenada de la delgadez como medio para alcanzar el éxito y la
aceptación social.
Pero.. ¿ en que se diferencian ambas enfermedades? En el caso de la anorexia se
basa en una obsesiva búsqueda de adelgazamiento mediante una dieta
progresivamente restringida. Hay una distorsión de la percepción del propio
cuerpo. La bulimia , en cambio, es la ingesta excesiva de alimentos que después
se intentan compensar con conductas anómalas como vómitos, abuso de laxantes y
diuréticos, o dietas restrictivas intermitentes; lo que termina convirtiéndose
en una costumbre que modifica la conducta de la persona enferma.
Quienes las sufren tienen en común un problema de base psicológico :baja
autoestima, inseguridad, ansiedad etc. Generalmente se trata de personas
introvertidas que tienden a aislarse del resto.
Los datos hablan por si solos: en los últimos diez años el incremento del número
de afectados por anorexia y bulimia ha sido galopante. En la actualidad, en los
países desarrollados, los trastornos alimenticios afectan aproximadamente a una
de cada 200 jóvenes de entre 12 y 14 años y aunque las adolescentes siguen
siendo el colectivo más afectado, los varones, las mujeres maduras y los
niños/as menores de 12 años comienzan a sumarse a la lista de víctimas que
padecen dichos trastornos.
En la sociedad occidental y especialmente, en la española , el comer es un acto
social. Se come de manera grupal y la forma en que cada uno consume algún
alimento define a los diferentes grupos culturales. Es mediante la comida que se
produce un acto de comunicación social y se da un proceso de cohesión e
identificación en el grupo.
También, como es sabido, hace muchos años que se habla de estas enfermedades y
los modelos de belleza que se promueven aparecen como los grandes responsables.

Es lamentable percibir cómo los seres humanos reciben miles de mensajes
publicitarios al día con un único mensaje: delgadez es igual a felicidad y
éxito; lo que da como resultado: insatisfacción corporal y personal . Ser
discriminado por la gordura es moneda corriente. Esto se vuelve potencialmente
peligroso sobre todo en el caso de los adolescentes, con la importancia que
implica para ellos “encajar” y ajustarse a los cánones sociales.
En relación a lo estético es alarmante el hecho de que cada vez más adolescentes
recurren a cirugías y desde edades cada vez más tempranas, conducidos
internamente por un deseo de reconocimiento a nivel social y del grupo de pares.
Se sienten feos o inseguros si no se ven igual que los modelos de la televisión
o de las revistas…todos identificados con una imagen.
Tanto en el caso de la anorexia como en el de la bulimia, hay que tener en claro
que el problema no es la alimentación, sino el modo en que la persona se valora
y se percibe a sí misma. Es decir, estamos hablando de un problema de salud
mental que tiene tratamiento y que hay que intentar prevenir.
El aceptarse tal y cuál se es, es la verdadera clave para estar sano externa e
internamente.

Asimismo, existen asociaciones de lucha contra la anorexia y la bulimia donde te
pueden orientar sobre los pasos a seguir y los profesionales a los que podés
dirigirte para resolver el problema:
• Aluba
 0 800-222-5822
• Volver a empezar.
4923-0700-
grupovae@uolsinectis.com.ar
• L.U.CO.B.A
info@lucoba.com.ar
4294-1401
• CEDA
4796-2132/4797-5024 /
ceda@cedaonline.com.ar

 

Thanks! You've already liked this