Ciclo de vida de la Pulga

Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Pinterest

POR CADA PULGA EN LA MASCOTA HAY NUEVE EN TU HOGAR

El ciclo de vida de la pulga es similar al de la mariposa,
de hecho, como ella, nace de un huevo y crece en un capullo. Si la mascota trae
pulgas consigo, entonces, en la casa donde vive habrá huevos de pulgas, gusanos
y capullos. Por eso, los especialistas consideran que la mejor prevención actual
es el uso de la pipeta antipulgas aplicada en forma periódica. Para un
tratamiento eficaz, deben usarse durante 20 a 45 días, dependiendo del criterio
del profesional que decidirá de acuerdo a las circunstancias del caso y
formulación.

Para facilitar el seguimiento, algunas pipetas llevan un
indicador en el que el veterinario establece la fecha en la que debe reiterarse
el producto.
En el caso de que el perro conviva con otros animales, éstos
también deben ser controlados ya que la pulga sobrevive mientras tenga de dónde
alimentarse.

Hay en cuenta además que la mayoría de las pipetas actúan principalmente sobre
el animal dejando prácticamente sin efecto su acción en el ambiente, por lo que
se debe consultar al veterinario sobre cómo desinfectar la casa para controlar
los estadios de pulgas que allí existen.

Al respecto, el especialista en medicina felina Fabián Minovich sostiene:
“Lo más importante de combatir es la pulga del gato, ya que es la que afecta
al perro y por consecuencia, a la familia. El ciclo de vida de la pulga se
acelera en primavera- verano. Muchos aprovechan para hacer el tratamiento con la
mascota durante las vacaciones pero lo que no saben, es que el momento de
regresar y abrir la puerta del hogar, las pulgas que allí estuvieron
automáticamente se vuelven a depositar en el animal e incluso en las personas”.

Por su parte, el médico veterinario Juan Enrique Romero dice: “Algo
importante para decir es que en el gato es mucho menos frecuente la dermatitis
que el perro. Entonces, cuando conviven perro y gato, la gente cree que como el
gato no se rasca y tampoco pierde el pelo, el problema es el perro y no el gato.
Atacan al perro, y no atacan al gato ni al ambiente, y ante esto lo que pasa es
que ninguna pipeta es mágica”.

El especialista en dermatología veterinaria Pablo Manzuc señala: “La
pulga del perro y la del gato es la misma y cuando uno ve una pulga en un gato,
está apenas viendo la punta de un iceberg. El problema está mayormente en los
insecticidas porque los productos que ponemos para matarlas, matan las pulgas
adultas que están en los gatos, pueden matar a los gusanos pero adentro del
capullo es una zona muy protegida para los medicamentos y nada puede
combatirlos. Hasta 6 meses puede vivir una pulga ahí adentro. En los lugares en
donde más está el perro o el gato, es donde más concentración de estas
estructuras de pulgas hay. Es importante que no se regenere el ciclo de la pulga
dentro de la casa porque si no se multiplican a una velocidad terrible, ese
ciclo hay que cortarlo”.

Fuente: Laboratorio Labyes.

Thanks! You've already liked this